RELATO: Captor




Lleva tres semanas encerrada.
Huelo su miedo. Su odio. Sus ansias de vivir.


Cuando la encontré zigzagueando por aquel viejo camino de tierra, ataviada con un vestido de fiesta medio descolocado y un solo zapato de tacón no pude evitar detener mi coche e invitarla a subir.
Recuerdo sus risitas en el asiento del copiloto. No se mantenía en pie. Se durmió apoyada contra la ventanilla.
Justo en ese momento, observando su piel tersa, sus labios rojizos y sus ojos pintados con una gruesa ralla negra. Aquel moratón violáceo en su cuello que denotaba que una boca ajena había estado ahí antes…
Algo en mi mente se torció en ese momento.
Unos pensamientos impuros aparecieron en mi mente. Soñaba en coger ese cuerpo menudo y moverlo a mi voluntad. Poner mi boca en ese cuello ya degustado e ir bajando hasta poseerla.
Mi coche cambió de rumbo.
En vez de conducir a esa chica a la ciudad, a la vaga dirección que me había dado, entré en un pueblecito con el que estaba familiarizado. Llegué hasta esa casa. La casa.
Aunque volvía pocas veces, seguía en pie.
Cogí a esa chica en brazos y la entré por esa puerta corroída por el tiempo. La llevé hasta el salón. La dejé en el suelo mientras abría la trampilla que llevaba al sótano.
El sótano.
Ahí es donde mi madre me castigaba cuando era pequeño. Me azotaba con un látigo y satisfacía sus deseos impuros conmigo. Decía que era la única forma de redimirme de mis pecados.
Até a esa chica de manos y pies. Pegué una cinta adhesiva en su boca.
Cuando despertó, lloró, suplicó, intentó negociar, ofreció todos sus ahorros a cambio de su liberación. Ella se veía a sí misma como rehén. Yo veía a un ser débil y cándido doblegado a mi voluntad.


Lleva tres semanas encerrada.
Ha dejado de gritar, de suplicar, de llorar. Su cara magullada y demacrada, sus ojos cansados y su pose denotan su rendición. Se limita a notar cómo pasa el tiempo sin que pase nada que la pueda ayudar lo más mínimamente.
En estas tres semanas he visto carteles pidiendo su rescate. Julia. Así se llama. Sus padres están muy preocupados. Sus amigos se sienten culpables por haberla dejado sola tras la fiesta.
Se han realizado partidas de búsqueda y vigilancia. La están buscando por toda la ciudad y los alrededores.
Pero no la encontrarán.
Ellos no saben dónde está.
Y nunca se imaginarán que he sido yo.


Como cada mañana, salgo de mi casa de la ciudad y voy al pueblo. A la casita familiar a ver cómo está mi querida Julia. Tras darle de comer y resoplar al notar su indiferencia, salgo del pueblo y me dirijo de nuevo a la ciudad. A mi trabajo.
Debo mantener la compostura para que pueda seguir unos años más con mi propio animal de compañía.
Tras entrar en el trabajo, veo un tablón de anuncios, donde los pocos carteles que hay muestran la cara de Julia.
Disimulo mi sonrisa cuando se acerca una mujer sollozando. La miro seriamente, como es propio de mi oficio.
-Inspector…, ¿hay alguna noticia de mi niña?
Me ajusto la placa, aferrándome a ella como si fuera mi disfraz.
-Lo lamento, señora. La partida de búsqueda sigue sin encontrar ningún rastro de Julia.
La mujer se tapa la boca con la mano.
-Gracias…, estaré atenta por si hay novedades.
Miro el andar irregular de esa mujer. Cojeando de un pie, zigzagueando. Es la viva imagen de su hija en la noche en la que la rapté.
Una lástima que no la vuelva a ver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RELATO: El Gran Magicnanu

RELATO: Unidos por el mal

RELATO: El jefe